mynetx

Pensamientos de esta semana: Asegurar tu red inalámbrica

¿Es legalmente responsable un operador de WLAN por extraños que se conectan a su red y ser criminalizado? La Corte Federal de Alemania lo decidirá el 12 de mayo. Aunque, cualquiera debe operar una red inalámbirca segura — por tu propio interés y sin importar la decisión de la corte. Pero cómo?

Conexión y configuración como fuentes de error

Los ruteadores inalámbricos son alta tecnología pura. Los usuarios normales simplemente no pueden enteneder como funcionan a detalle—y cómo envían y reciben toda esta información. Esa es la razón por la cual mucha gente confía en los ajustes predeterminados para ser confiables y seguros.

Tristemente, eso es incorrecto: Aunque muchos ruteadores inalámbricos recientemente comprados tienen muy buenos ajustes de seguridad de forma predeterminada. Los antiguos no cuentan con esto. Y ahora pocos usuarios cometen errores al conectar y configurar—y tarde o temprano los ajustes de seguridad se vuelven inútiles, tu propia WLAN es pública. El aparato mismo no avisará… creo que sería una buena idea que los fabricantes mostraran el nivel de seguridad directamente en el aparato.

Revisar ajustes de seguridad manualmente

Como ellos no lo hacen, debes revisar los ajustes correspondientes en el aparato. Sólo siéntate frente a tu computadora e ingresa una combinación de números muy extraña. Un menú de apariencia bastante compleja aparecerá. Sin embargo, tienes que pasar por esto. Debes prestar atención a los ajustes de seguridad—de manera que todo se encuentre lo más seguro posible.

Aquí se encuentran los tips más importantes para que tu vecino o alguien más pueda conectarse con tu punto de acceso inalámbrico:

Tip 1: Cifra

Haz uso de un método de cifrado seguro! Los mejores son WPA o WPA2. Si tu ruteador ofrece estos, entonces úsalos. WEP es considerado relativamente inseguro en estos días y ya no debería ser usado normalmente. Y en cualquier caso, no utilices una red inalámbrica que no se encuentre cifrada. Los ruteadores modernos pueden almacenar la contraseña de acceso inalámbrico elegido en una USB. Puedes luego conectar la USB en tu computadora o notebook y así copiar la clave fácilmente y de forma segura.

 

Tip 2: Cambia la contraseña

Eso es importante también: Cada emisor WLAN (ruteador) es protegido por una contraseña. La mayoría de usuarios de PC mantienen la contraseña predeterminada por el fabricante, o incluso la deshabilitan por completo. Eso es malo. Cualquier hacker podría manipular tu acceso inalámrbico con facilidad. Por tanto: en cualquier caso cambia la contraseña del aparato. Terminarás rápido, lo prometo.

Tip 3: Restringe el acceso

Personas con más experiencia pueden obtener máxima protección. En el emisor WLAN, puedes establecer cuales computadores, notebooks y teléfonos móviles pueden establecer conexiones. Cualquier otro aparato no tendrá oportunidad. Esa es la manera más simple—aún un poco complicado.

Tip 4: Reduce la intensidad de la señal

Normalmente, los ruteadores inalámbricos envían y reciben con la máxima intensidad de señal. Sin embargo, eso no siempre es posible. Especialmente en pequeños departamentos. Una intensidad de señal reducida es regularmente suficiente. Así ni los vecinos ni otras personas inesperadas pueden obtener contacto inalámbrico, tu red inalámbrica es más segura.

Hotspots públicos

¿Soy legalmente responsable por acciones que extraños realizan en mi red inalámbrica pública? Podrían compartir copias ilegales de música, videos o software. Mientras que esto ya es lo suficientemente horrible para los dueños de redes inalámbricas privadas, para los operadores de hotspot públicos, como en tiendas de café, restaurantes o en cuadros públicos, eso sería un desastre. Aquí el acceso es casi siempre desprotegido, de otro modo no cualquiera podría conectarse con su notebook o smartphone.

Si se viene la responsabilidad legal, seguramente muchas de estas redes inalámbricas publicamente accesibles serán cerradas u obtendrán acceso restringido únicamente. Sin duda esto no es algo deseable en nuestra sociedad moderna de la información.